Etiqueta: monologos

Sobrinos

Aprovechando que mi hermano nos dio ayer la buena nueva de que voy a tener un nuevo sobrino, rescato este otro monólogo que escribí hace un tiempo y que en breve tendré que modificar en su comienzo cambiando 6 por 7 ;). Que lo disfruten.

‚??A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos‚?Ě. Qu√© gran verdad. ¬ŅTienen ustedes sobrinos? Yo tengo seis. Tengo tres hermanos y cada uno de ellos tiene 2 hijos, as√≠ que echen la cuenta. ¬ŅY saben por qu√© cada uno de ellos tiene dos hijos? ¬Ņpara que no sean hijos √ļnicos? ¬Ņpara tener la parejita? No. Para joderme a m√≠.

S√≠, porque cuando tienes 6 sobrinos, llega Navidad y hay que hacer 6 regalos. Esto hace tambalear la econom√≠a de cualquier tito soltero. ¬ŅY que me dicen de los cumplea√Īos?

Lo peor de los cumplea√Īos es que, como son dos hermanos, aunque s√≥lo cumpla uno has de regalarles a los dos, para que el otro, el pobre no se sienta mal. El pobre‚?¶ el pobre es su t√≠o, que no llega a fin de mes. Adem√°s, hay que regalarles el mismo regalo a los dos para evitar peleas. Y cuando digo el mismo, quiero decir ‚??el mismo‚?Ě. Nada de regalarle a uno el power ranger azul y al otro el verde. A los dos el power ranger azul. Id√©nticos. Te sientes como un gilipollas comprando dos veces el mismo juguete en la tienda ‚??¬ŅQu√©, se lleva uno de repuesto por si se le rompe?‚?Ě

Y encima, resulta que si vas a visitar a tus hermanos un d√≠a cualquiera, en cuanto entras por la puerta los sobrinos te dicen ‚??¬Ņqu√© me has tra√≠do?‚?Ě Ni hola, ni buenos d√≠as ‚??qu√© me has tra√≠do‚?Ě. Que piensas: ¬ęPero vamos a ver ¬Ņtodos los d√≠as que vengo es tu cumplea√Īos? Con raz√≥n dicen tus padres que creces muy deprisa ¬°cumpliendo a√Īos a ese ritmo!¬Ľ.

Seguir leyendo

Palabras inventadas

¬ŅSe han dado cuenta de la de palabras que inventan las madres y las abuelas?

S√≠, cualquier abuela (o madre que haya pasado ya los 50 a√Īos) tiene una facilidad de inventar nuevas palabras y aportar nuevos t√©rminos a nuestro idioma que har√≠a palidecer al mism√≠simo Chiquito de la Calzada.

Me empec√© a dar cuenta el otro d√≠a. Est√°bamos toda la familia en el sal√≥n, despu√©s de comer; mi madre vino de la cocina y dijo: ‚??Si alguien quiere… en la cocina queda un poquito de licor de Chimiriguaya.‚?Ě ‚??¬ŅDe qu√©√©?‚?Ě Nos quedamos todos de piedra, hasta mi padre se incorpor√≥ con el peri√≥dico en la mano ¬ę¬ŅC√≥mooo?¬Ľ ‚??Ay, licor de… Chimiriguaya de esa.‚?Ě Est√°bamos acojonados. Nos levantamos toda la familia, fuimos a la cocina… ¬°Y ERA MARACUY√Ā!

Una vez, antes de la cena, se le ocurri√≥ preguntarnos si nos apetec√≠a un ‚??pichilabis‚?Ě. No, no se trataba de una nueva marca de dulce o algo as√≠, simplemente es la forma que tiene mi madre de ofrecernos un piscolabis.

Claro que, como tambi√©n le ponen a algunos platos esos nombres tan raros (para ella…) Un d√≠a nos hizo un plato de pasta que hab√≠a aprendido del Argui√Īano ‚??Codillos de Guetaria‚?Ě. Estaba riqu√≠simo, los codillos de pasta, con el jam√≥n york y el queso gratinado… Cuando le preguntamos c√≥mo se llamaba nos contest√≥ ‚??Codillos de Argentaria‚?Ě. ¬°Claro, como era ‚??pasta‚?Ě!

Seguir leyendo

© 2021 El Pito Doble

Tema por Anders NorenArriba ↑