Tag: monologos

Sobrinos

Aprovechando que mi hermano nos dio ayer la buena nueva de que voy a tener un nuevo sobrino, rescato este otro monólogo que escribí hace un tiempo y que en breve tendré que modificar en su comienzo cambiando 6 por 7 ;). Que lo disfruten.

??A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos?. Qué gran verdad. ¿Tienen ustedes sobrinos? Yo tengo seis. Tengo tres hermanos y cada uno de ellos tiene 2 hijos, así que echen la cuenta. ¿Y saben por qué cada uno de ellos tiene dos hijos? ¿para que no sean hijos únicos? ¿para tener la parejita? No. Para joderme a mí.

Sí, porque cuando tienes 6 sobrinos, llega Navidad y hay que hacer 6 regalos. Esto hace tambalear la economía de cualquier tito soltero. ¿Y que me dicen de los cumpleaños?

Lo peor de los cumpleaños es que, como son dos hermanos, aunque sólo cumpla uno has de regalarles a los dos, para que el otro, el pobre no se sienta mal. El pobre? el pobre es su tío, que no llega a fin de mes. Además, hay que regalarles el mismo regalo a los dos para evitar peleas. Y cuando digo el mismo, quiero decir ??el mismo?. Nada de regalarle a uno el power ranger azul y al otro el verde. A los dos el power ranger azul. Idénticos. Te sientes como un gilipollas comprando dos veces el mismo juguete en la tienda ??¿Qué, se lleva uno de repuesto por si se le rompe??

Y encima, resulta que si vas a visitar a tus hermanos un día cualquiera, en cuanto entras por la puerta los sobrinos te dicen ??¿qué me has traído?? Ni hola, ni buenos días ??qué me has traído?. Que piensas: “Pero vamos a ver ¿todos los días que vengo es tu cumpleaños? Con razón dicen tus padres que creces muy deprisa ¡cumpliendo años a ese ritmo!”.

Continue reading

Palabras inventadas

¿Se han dado cuenta de la de palabras que inventan las madres y las abuelas?

Sí, cualquier abuela (o madre que haya pasado ya los 50 años) tiene una facilidad de inventar nuevas palabras y aportar nuevos términos a nuestro idioma que haría palidecer al mismísimo Chiquito de la Calzada.

Me empecé a dar cuenta el otro día. Estábamos toda la familia en el salón, después de comer; mi madre vino de la cocina y dijo: ??Si alguien quiere… en la cocina queda un poquito de licor de Chimiriguaya.? ??¿De quéé?? Nos quedamos todos de piedra, hasta mi padre se incorporó con el periódico en la mano “¿Cómooo?” ??Ay, licor de… Chimiriguaya de esa.? Estábamos acojonados. Nos levantamos toda la familia, fuimos a la cocina… ¡Y ERA MARACUYÁ!

Una vez, antes de la cena, se le ocurrió preguntarnos si nos apetecía un ??pichilabis?. No, no se trataba de una nueva marca de dulce o algo así, simplemente es la forma que tiene mi madre de ofrecernos un piscolabis.

Claro que, como también le ponen a algunos platos esos nombres tan raros (para ella…) Un día nos hizo un plato de pasta que había aprendido del Arguiñano ??Codillos de Guetaria?. Estaba riquísimo, los codillos de pasta, con el jamón york y el queso gratinado… Cuando le preguntamos cómo se llamaba nos contestó ??Codillos de Argentaria?. ¡Claro, como era ??pasta?!

Continue reading

© 2017 El Pito Doble

Theme by Anders NorenUp ↑