Categoría: Camarero, una de mero (página 1 de 8)

Catas y Tuits

Un amigo mío es uno de los organizadores de este curioso evento que pretende aunar gastronomía con twitter. Me ha parecido muy curioso, así que me he registrado para asistir y verme con algún tuitero degustando algún delicatessen.

Qué es #catasytuits?

Catas y tuits es un encuentro de profesionales de diferentes sectores, que son habituales usuarios de redes sociales, principalmente Twitter.

El fin de estos encuentros es múltiple, permiten a los asistentes desvirtualizarse y poder hacer networtking personal y profesional, en un marco específico académico y/o del mundo de los negocios. Además, los eventos están enfocados a la promoción y difusión de productos agroalimentarios regionales, con el fin de que los participantes puedan descubrir sus características y ventajas, así como la mejor forma de consumirlos y degustarlos.

El evento es gratuito, si bien hay que registrarse para que calculen el número, y es el jueves 26 de mayo, alas 20:00 horas en la sede de la EOI en Sevilla.

Hay plazas limitadas, así que ¡no tardes en apuntarte!

No pierdas el SUR

No pierdas el SUR es la nueva campaña publicitaria de Cruzcampo con la que quieren llegar a la inmensa mayoría de amantes de la cerveza y a la que hemos asistido a un evento relacionado con la misma, entre otros, Quater y yo pispo.

Todo comienza cuando Quater me llama para preguntarme si tenía libre la tarde del jueves, que casualmente acababa de cambiar a mi compañera de curro. Me cuenta en que consiste el evento, y claro a una presentación de Cruzcampo, siendo siempre en cuestiones cerveciles nuestra bandera (y dando cerveza “degratí”), no podíamos decir que no. Encantado de la vida.
Una vez dentro de la antigüa fábrica, nos encontramos con viejos conocidos de la blogosfera y con nuestro amigo Luis Rull, que fue el que pensó en nosotros cuando le mencionaron “Cerveza” y “blogs”. :D Solo faltaba la pataky para ser la noche perfecta.

Seguir leyendo

Tarta de queso

Estoy tan harto de escuchar que ya no somos un blog de humor, que me han convencido. Sí, efectivamente, vamos a transformar el blog. Así que pensando en que podíamos reconvertir el pitodoble, se me ocurrió que hace tiempo, escribíamos sobre cocina. Esto es una autentica receta de Tarta de queso, contada desde mi experiencia personal. Ni mas ni menos.

Festivamente. Me sentí Arguiñano por momentos y me dije: ¿Que hago? que estoy burrío. Pues una tarta. Al principio pensé en una tarta de piña, de melocotones flameados (en serio, no os riáis que os veo) o de manzana, incluso. Pero al final de decidí por la de queso, ya que esta, no la había intentado hacer nunca.

Puse “Tarta queso recetas” en gugel y lo primero que encontré, lo seguí.

Os pongo mi variante de la receta que aparece en el estupendo blog de Directo al paladar.

Ingredientes:

  • Una tarrina de queso de untar, por ejemplo: Philadelphia (blanca, nada de con sabor a salmón ni cosas de esas, que te conozco)
  • 3 huevos
  • 3 yogures naturales (yo los eché azucarados)
  • 3 cucharadas soperas de harina de repostería
  • 10 cucharadas de azúcar (le podéis echar más o menos, pero con esa cantidad está bien
  • Galletas para la base
  • mantequilla sin sal para la base

Preparación:

Para la base, pilla la batidora y machaca unas 20 galletas maría de las de toda la vida, de las que te daba tu madre (como a mí) para merendar hace 20 años y las mojabas en leche fría y metías hasta el puño en el vaso y después tu madre te reñia: Niñooooooooooo que jaaseeeeeeeeeeeeee!!!! Ojú que jartura de niñoooooo de verdad. ¿por donde iba? Ah, sí. Pues eso, que metes a la madre en la leche, digooo, metes las galletas en la batidora junto con la mantequilla y le dáis al botoncito. Ahora, enchufad la batidora (como yo) y le volvéis a dar al botón, ¿a que ahora sí funciona?
Pillad una cucharita para despegar del fondo las galletas porque se quedan pegadas las muy $fgfdax%!!

La cantidad de mantequilla a echar es importante, porque si os pasáis, (como yo) os quedará demasiada pringosa y luego se despegará del resto. Tenéis que echarle lo justo para que la galleta machacada sea consistente. Aproximadamente la tercera parte de un bol de mantequilla de esos que venden de unos 125 gramos. Recordad que sea sin sal, porque si le ponéis con sal, os quedará de sabor la base muy fuerte (como a mí).

Mirad como me quedó de mona:

Enciende el horno a 200º para que se caliente (no lo pongáis a 200º para que se enfríe, porque luego la tarta no se hace, de verdad).

En un bol mezcla todos los ingredientes (excepto los de la base) y bátelos hasta que quede bien disuelto y sin ningún grumo. Si has utilizado antes la batidora para lo de las galletas, límpiala antes, no seas flojo (como yo) porque quedarán mijitas de galleta.

Unta el molde con mantequilla (sobre todo por los bordes) y vierte la mezcla.
Ya puedes meterlo al horno y bajar la temperatura a 170º para su cocción.
En 20 o 25 minutos estará lista (mentiraaaaaa, me llevé yo por lo menos 15 minutos mas, esperando “to preocupao” pensando que el horno no funcionaba).

Utiliza el truco del palillo, pincha en la tarta y si sale limpio, (mentira también, siempre se os va a quedar pegado algo de la mezcla, pero si véis que los bordes están tostaditos, apagad el horno).

A continuación, déjala enfriar un poco fuera del horno, llevándola después al frigorífico. Si te la quieres comer en una hora o menos (como yo), una vez esperado unos 15 minutos fuera, ponle un plastiquito de esos transparentes por encima, y al congelador con eeellaaaaaa, hombre ya, que tol mundo quiere pillar tarta y están esperando, y dándote la vara, ¿illo, está la tarta?, ¿quillo, todavía no está fría? ¿Nemo, que tengo jambre? Ofú que pesá es la hente, joé. Po la próxima la haces tú y dejas de dar polculoya.

Puedes decorar la tarta de queso con mermelada de frambuesa o con la que más te guste, le dará un sabor particularmente bueno. Esto no os lo recomiendo, porque la gente es mu pejigera, y os van a dar el coñazo (como a mí): “Yo no quiero de ciruelas, la quiero de fresa”, “a la mía no le eches ná”, “No le eches tonterías por encima”. Tu te llevas dos botes de mermelada, de esos que llevan el frigo dos años, y el que quiera que le eche potinge y el que no, pos a secas… o con un vasito de leche de esos que te ponía tu madre donde metías el puño hasta…

Sandwich vegetal

No se que parte de “vegetal” no entiendo yo de esta etiqueta.

sandwich

¿No lo habéis visto?

Fijaros bien en los ingredientes.

Esto es como la cerveza sin alcohol. Que no existe. Ya que “por definición”, la cerveza es una bebida alcohólica. La cerveza sin alcohol, es realmente MOSTO DE CERVEZA y no cerveza y esto me lo comentó un nota de la cruzcampo en una visita guiada, vamos que no me lo he sacado de la manga.

Pues lo del sandwich es igual. Si es vegetal es vegetal y si no, pues no lo es. Eso sí. estaba buenísimo, joer con que jambre me lo he comido. Aunque mejor que ese es el “sandwich especial”.

Etiqueta FAIL!!

Bizcocho de cinco minutos

No, no es coña. Tampoco es un post de Humor. Es realmente una receta que me han mandado para hacer en casita un bizcocho en muy poco tiempo y además se hace en una taza. Genial si quieres merendar algo diferente o sorprender a las visitas de turno.

Imagínate, que vienen a tu casa y le dices: “¿Quieres bizcocho?” – “Sí, ¿tienes?” – No, pero ¡te lo hago en cinco minutos!. – ¡¡Eso como va a ser!! – “Pues sí, puede ser”… y le cuentas el tema.

bizcocho en taza

Este es el Bizcocho de Chocolate en 5 minutos, tardarás tanto en hacerlo como tu café con leche del desayuno. Esta será la solución para los antojos, cuántas veces nos ha apetecido disfrutar de un tierno bizcocho de chocolate y con las ganas nos hemos quedado por no encender el horno, preparar la masa, esperar el tiempo de cocción?

El Bizcocho de chocolate en 5 minutos es también una buenísima solución para preparar un postre si tienes una visita inesperada, en lo que se recoge la mesa puedes servir un bizcocho de chocolate recién hecho que, ??retocándolo?? un poquito puede llegar a parecer un postre de alta repostería.

También se nos ocurre que una buena idea simplemente para darle al microondas un uso que no sea tan limitado como el de descongelar y calentar, y lo mejor de todo, es que no se ensucia la cocina en absoluto.

Si quieres probar este bizcocho de chocolate en 5 minutos, continúa leyendo y ponlo en práctica, necesitarás dos minutos para la preparación y tres para la cocción. ¿Quieres sorprender a tus comensales con un rico postre?

Con las cantidades que ponemos a continuación puedes hacer un bizcocho para dos o uno para los que coman más. Como veréis a continuación, este bizcocho se hace en una taza, así que si vas a hacer esta cantidad para dos, una vez hecha la mezcla divídela y si es para uno coge una taza grande, de unos 400 ml de capacidad.

bizcocho_5_minutos5

Ingredientes
4 c/s de harina, 4 c/s de azúcar, 2 c/s de cacao en polvo, 1 huevo, 3 c/s de leche, 3 c/s de aceite, la punta de una cuchara de café de levadura y un poco de canela o vainilla (opcional).

Elaboración
Vierte los ingredientes en la taza y mezcla bien con una cuchara. Introduce la taza en el microondas a máxima potencia (1.000 watios) durante tres minutos.

Retira la taza del microondas, recuerda utilizar un guante para no quemarte y vuelca el bizcocho de chocolate sobre un plato. Ahora está en tus manos hincarle el diente o decorarlo para darle a este bizcocho una bonita presentación.

Ahora lo que nos queda es ir haciendo nuestras variantes de bizcocho en el microondas en 5 minutos, podremos hacerlo de coco y plátano, de café, de yogur? ¿vas a probarlo ya?

A mi me parece genial la idea, ya os comentaré si lo hago en casa que tal me ha salido.

Los camellos saben a regaliz

Los camellos saben a regaliz

Comprobado por Quater, Nemo y yo mismo.

Receta: Pollo a la Concejalía

Tocinito de Cielo nos manda una receta muy sencilla para el “Pollo a la Concejalía” uno de los platos españoles más típicos:

Ingredientes:

  • Un pollo
  • Un despacho
  • Varios chorizos
Preparación:

  • Se coge el pollo.
  • Se le coloca en un despacho.
  • Se le rodea de chorizos.
  • Se le deja a su antojo.
  • Y él solito se va haciendo rico, rico, rico.
« Siguientes entradas

© 2019 El Pito Doble

Tema por Anders NorenArriba ↑