Dondado es tan bueno en esto de internet que es para nosotros hasta un gurú. La imagen seria proyectada en su twitter y su excelente blog, se diluye en cuanto lo conoces en el seno del Rat Blogs, donde además de confirmar lo que ya intuías (que es una persona formidable) descubres que es un cachondo.

Me ha costado un rato pensar en qué año empecé a escribir en mi blog y al final he tenido que buscarlo, fue a finales de 2005, pero lo que es seguro es que antes de escribir en el mío lo que hice fue leer otros y uno de los que leía, seguro que era el Pito Doble.

Hacerse viejo es lo que tiene, que las metas que te habías propuesto se van cumpliendo y te entran ganas de probar cosas nuevas, le ha pasado a este blog y nos ha pasado a muchos otros. Cuando empezamos te emocionas con los primeros comentarios, luego vas creciendo en tráfico, cada vez te lee más gente, empiezas a aprender más y más cosas… y de repente un día te entra la pereza y… a otra cosa mariposa.

Los que somos viejunos en esto sabemos que el Pito consiguió destacar, construyó su propio estilo, cosa nada sencilla con la cantidad de colaboradores que han pasado por aquí, logró ser conocido entre todos los que leíamos blogs, logró hasta un premio bitácoras, que mi madre no sabe lo que es, pero que a todos los que algún día llegamos a mirar con interés technorati y bloglines nos gustaría tener en nuestra vitrina. Quizá sólo hay una meta que no han llegado a conseguir: que Elsa Pataky escriba aquí, pero bueno, eso sería demasiado pedir.

Ahora toca buscar otros aires, porque no me cabe duda que la creatividad de este grupo saldrá por algún otro lado, tal vez en twitter, en google plus o tal vez en alguna otra web que está aún por inventar pero seguro que no se la guardan para ellos solos.

Algunos privilegiados hemos tenido la suerte de que este cierre ya no nos importe mucho porque Quatermain, Garrafa, Nemo, Dorian… y el resto de la gente hace tiempo que dejaron de ser “los que escriben en Pito Doble” y ahora son amigos, una amistad difícil de explicar para los que no están tan metidos como nosotros en esto de Internet, pero más importante que si escriben en uno u otro sitio. Como suelo decir a mi familia y compañeros de trabajo son de “mis amigos los frikis” y con eso ya me explico.

Lo que va a ser gracioso será cuando confiesen la verdad: que esto ha sido una más de sus fantásticas bromas y que pronto volverán ¿o acaso por una vez os los habéis tomado en serio?