Y es que viendo esta imagen no tengo otro nombre para el protagonista (y eso sin hablar del que sale riéndose)…

Por cierto, yo podría contar un par de anécdotas similares (protagonizadas por mí), pero ya entraría en la categoría de abuelo Cebolleta