Un hombre fue llevado de emergencia a un hospital administrado por monjas, para ser operado tras sufrir un accidente de tr√°fico.

Después de la operación, el hombre despertó y una monjita estaba a su lado.

-Se√Īor P√©rez, la operaci√≥n fue un √©xito. Sin embargo, necesitamos saber c√≥mo piensa pagar la cuenta del hospital. ¬ŅTiene usted seguro de gastos m√©dicos?¬Ľ

– No

– ¬ŅPuede pagar en efectivo?

– Me temo que no, hermana

– Entonces, ¬Ņtiene usted parientes cercanos?

РSólo una hermana, pero es una monja solterona sin un céntimo

– Disculpe que lo corrija. Las monjas no somos solteronas; las monjas est√°n casadas con Dios.¬Ľ

– ¬°¬°¬°Magn√≠fico!!!! Por favor env√≠ele la cuenta a mi cu√Īado

Y AS√ć NACI√? EL ¬ęQUE DIOS TE LO PAGUE¬Ľ