La «vida en rosa» sólo pasa en las películas, en la literatura y en las canciones de Edith Piaf. La realidad… bueno, la realidad es otra cosa.