El eructo fantasma

El eructo fantasma es un fenómeno psicológico que experimentan el 40% de los conductores alguna vez en su vida (es decir, 4 de cada 10). El fenómeno consiste en que cuando uno va solo en el coche, de repente, le viene como un fuerte olor a chorizo, parecido al producido cuando alguien eructa (ya se sabe que los eructos siempre huelen a chorizo, se haya comido lo que se haya comido). Pero teniendo en cuenta que el conductor va solo en el coche y que él no ha eructado, se le conoce como el eructo fantasma.

conductor

Importantes psicólogos han estudiado este fenómeno, llegando a la conclusión de que se trata de un fallo momentáneo en los sistemas neurológicos, como ocurre en los Déj vu, que nos hace creer que olemos a chorizo cuando no es cierto. El psicólogo Phillip de Phillippo nos lo explica así:

… Vas en el coche y de repente hueles a chorizo, exactamente igual que cuando alguien eructa cerca de ti. Tú no has sido, y no hay nadie más en el coche, tampoco llevas las ventanillas bajadas o has pasado por un sitio donde haya comida ¿qué ha pasado? La Leyenda y creeencia popular dice que se trata del eructo de un fantasma que tuvo un accidente en ese punto de la carretera, pero la explicación es más sencilla: nuestra mente nos ha engañado una vez más, como cuando creemos haber vivido algo y no es así…

La leyenda urbana a la que hace referencia es, efectivamente, la conocida como “El eructo fantasma“, según la cual, el fantasma de D. Gumersindo Palomeque, quien tuvo un accidente de tráfico al perder el control del vehículo que conducía debido a un repentino eructo tras una copiosa comida, se aparece de forma invisible en el asiento del copiloto de los conductores que pasan por la zona del siniestro lanzando un inaudible eructo que sí es percibido por el conductor por el olor.

Gumersindo Palomeque

Fotografía de archivo de D. Gumersindo Palomeque
“el fantasma del eructo” antes de tener el accidente

La leyenda, si bien D. Gumersindo fue un personaje real que efectivamente murió en un accidente de tráfico, carece de toda credibilidad pues se ha acreditado la presencia de su fantasma, al igual que ocurre con la leyenda de la chica de la curva, en mútliples escenarios muy alejados entre sí y, por tanto, del supuesto lugar del accidente.

La psicología ha encontrado una explicación a dicho fenómeno en el solapamiento momentáneo entre los sistemas neurológicos responsables del olfato, si bien, ha mantenido como nombre del fenómeno el de la creencia popular de “el eructo fantasma“.

3 Comentarios

  1. Todavía he conducido muy pocas horas de mi vida cómo para haber presenciado semejante cosa. Lo de “la chica de la curva” ma matao xD

  2. :^) No sabéis cómo lo siento por los conductores extranjeros, al menos nosotros tenemos el chorizo para identificar el olor pero ¿qué será de aquellos que no saben lo que es un chorizo (embutido)?

  3. GGGGRRRRRRRRRRRRHHHHHHHHH

Los comentarios están cerrados.

© 2019 El Pito Doble

Tema por Anders NorenArriba ↑