Una persona sin sentido del humor, es como un coche sin amortiguadores, salta de dolor con cada piedrita del camino.

Henry Ward Beecher

Dedicado, como dice Enrique Dans, a todos esos hijos de puta con mucho tiempo libre.