¡Y por fin llegó el Metro!

Ayer se inauguró el Metro de Sevilla y yo, que vivo cerca de una estación me fui para allá para verlo y probarlo. ?sta es mi historia:

008_sanjuanbajo

Sobre las 7 de la tarde me fui para la estación de San Juan Bajo, fueron sólo 10 min andando desde mi casa y al llegar me encuentro algo de cola en las máquinas expendedoras de billetes y tarjetas. Había un chaval del Metro, con su gorrita (parecía un empleado de Mc Donalds) allí explicándole a la gente cómo usar la máquina y los distintos billetes, etc… Me acerco y le pregunto si la máquina expide tarjetas del consorcio de transportes (la que me interesaba, para hacer transbordo con el tranvía) y me dice que no, que normalmente sí, pero que ese día el sistema no funcionaba. Pues empezamos bien, pienso yo.

Así que me vuelvo sobre mis pasos hacia el estanco por el que había pasado un rato antes para comprarla ahí. El Quater un poquito pa’lante, el Quater un poquito pa’trás…. Llego al estanco y el pobre estanquero tiene un lío de mil demonios. Le compro la tarjeta, la recargo con 9 euros (lo que llevaba) y me empieza a preguntar si 0 saltos o 1 saltos. Lo miro con cara de “oiga que yo no soy un canguro” y me explica que hasta Blas Infante es 0 saltos pero si voy más allá es 1 salto y vale más el viaje. Le digo que eso ya lo sé, pero que no entiendo por qué hay que indicarlo al comprar/cargar la tarjeta, eso se calculará en cada viaje, independientemente de lo que diga ahora. Si ahora digo 0 y al final me bajo tras un salto me recalcularán al salir el precio y al revés, si digo 1 y me bajo antes lo mismo ¿no?

El hombre vuelve a insistir en lo de los saltos sin tener mucha idea y ya se mete un parroquiano en el tema y aquello se torna una de las conversaciones más absurdas y cañís. Al final se zanja con un “es que deberían habernos dado un cursillo o algo a los estanqueros” del pobre hombre.

Con mi tarjeta ya comprada vuelvo a la estación de nuevo, El Quater un poquito pa’lante, el Quater un poquito pa’trás… y paso los tornos entrando ya en el susodicho Metro. Toda una comodidad que la tarjeta sea de proximidad, sólo hay que acercarla al lector y ya está, sin tener que meterla en ningún sitio. Menos mal , que uno anda algo desentrenado en eso de meterla…

salto

Uno de los primeros usuarios del Metro muy contento por la inauguración y poniendo en práctica lo de los “saltos”

Tiro por la primera escalera mecánica y subo para el andén (en San Juan el Metro es exterior y hay que subir en vez de bajar) Peasso de escalera nene… parece la escalera que va al cielo, qué larga. Nada más llegar me doy cuenta de que me he equivocado de andén y estoy en el que va para Mairena y no para Sevilla. La primera en la frente. En el otro andén hay tren, si no me hubiera equivocado lo habría podido coger pero en bajar (y volver a subir) la interminable escalera, obviamente se me va. Así que otra vez para abajo a cambiarme de andén. El Quater un poquito pa’lante, el Quater un poquito pa’trás…

Abajo me doy cuenta de lo que se me ha pasado por alto: los letreros que indican las direcciones de los andenes. No me había fijado en ellos porque no son muy llamativos y porque todo, todo es blanco y verde, así no destaca nada… En un Metro convencional tienes líneas y carteles de color rojo, amarillos, azul, verde… y te llaman la atención aquí todo es igual: el nombre de la estación, las direcciones, el cartel de aseos y el letrero de no fumar.

Ya en el andén adecuado me llama la atención (luego lo comprobé en el resto de estaciones) que todos los andenes tienen cerrado el acceso a la vía por una cristalera. Así que el que quiera suicidarse tirándose a las vías del metro lo tiene chungo, que lo haga escuchando a Jiménez Losantos mejor.

Una cosa curiosa es que en las estaciones del Metro el tiempo es relativo. Sí amigos, me fijo en el letrero luminoso informativo y veo que dice que son las 19:15 y que el próximo tren pasará en 3 min. A las 19:18 pone que el tren pasará a los 2 min. Y al mirar un rato después pone que son las 19:22 y que el próximo tren pasará en 1 min. ¡Qué maravilla cuántica!. En el Metro el tiempo se detiene, va más despacio… no hace falta ya hacer viajes espaciales para experimentar eso. 7 minutos en la Tierra son 2 minutos en el Metro. Alucinante.

Por fin llega el Metro y con él la sorpresa (debí habérmelo imaginado). El tren es muy shiquetito (que diría Nemo) como un autobús, y va lleno de gente como sardinas en lata, aplastados contra las ventanas. Lo tengo que dejar pasar sin poder subirme. Es imposible que toda esa gente se haya subido en alguna de las 3 estaciones que había desde el principio de la línea hasta la mía. Esa gente se está paseando en el Metro de una punta a otra de la línea, manda cojones. Corroboro así las dos cosas que imaginaba: que el Metro es muy bonito y que la gente es muy gilipollas.

Unos 10 minutos después (4 minutos según el cartel luminoso informativo, no olviden la relatividad) llega un segundo metro, también muy shiquetito y completamente lleno (¿no podían haber previsto esta gente tal afluencia de público paseándose, sobre todo al ser ayer gratis, y haber puesto trenes más largos?) Esta vez empujo un poco, me meto como con calzador y entro.

gva09

En la siguiente estación la escena es dantesca. Se abren las puertas y un matrimonio intenta entrar. La mujer lo consigue pero el hombre no. El hombre empuja y desde dentro la gente le increpa “¡pero hombre, que hay criaturas aquí, que hay niños y los va aplastar!”. El hombre se cabrea “¿Y que quiere que haga, no voy a dejar a mi mujer?” La puerta intenta cerrarse golpeando al hombre que está justo en ella con medio cuerpo dentro y medio fuera. La gente de dentro cabreándose más por los empujones, el hombre siendo golpeado hasta 3 veces por la puerta ni os cuenta de lo rojo que está ya de ira…y la ceporra de su mujer impertérrita sin moverse ni decir nada ¡coño, señora! ¿no ve que su marido no cabe? ¡sálgase usted!. Al final la mujer se sale y el matrimonio se queda esperando el siguiente tren.

Al pasar por la estación de Puerta de Jerez el espectáculo es extraño: está todo en obras y los obreros trabajando a destajo mientras nos miran pasar. Parece una atracción turística, como en Disneyworld, cuando te montas en el tren de barcas ése que va recorriendo un sitio plagado de muñecos y autómatas de distintas culturas…

visitametro39

Llego a mi parada, El Prado (no, yo no iba “paseándome” iba a un sitio concreto) y me bajo. Si coger el Metro en San Juan se me antojó subir al cielo de la distancia que tenía que subir, ahora creo estar en el mismísimo infierno, porque he de subir tres interminables tramos de escaleras mecánicas hasta la superfice. Coño. ni que estuviéramos en las antípodas.

018_prado

Un australiano en la estación del metro de Sevilla, que le pilla al lado de su casa

Al salir cojo el tranvía y paso el resto de tarde en el centro y me tomo algo con Mina para sobre las 10 volver a la imsma estación para coger el metro de vuelta. Cuando llego no me lo puedo creer: ¡había una cola para entrar al metro bestial! Un empleado del Metro estaba en la puerta y no dejaba pasar a la gente sino cada cierto tiempo.

Un poco más allá veo el ascensor para bajar y que no hay apenas gente. Me voy para el ascensor. No, si cuando digo que la gente es tonta… voy pensando. Al llegar hay 3 personas esperando el ascensor y una empleada del Metro que me dice que si no voy con ellos, no puedo subir, que ha recibido órdenes de no dejar a nadie más. Le digo que soy sólo una persona que haga el favor…

En cuestión de segundos las tres personas que había (un matrimonio y su hijo) me “acogen” como uno de ellos diciéndoles a la del metro con evidente sorna y cachondeo que sí, que voy con ellos y nos conocemos de toda la vida. Jamás he hecho amigos tan rápida y fácilmente XD

Llega el ascensor y entramos a la estación, que es enorme y está casi vacía, claro si tienen a toda la gente fuera en la calle. No lo entiendo. Me monto de nuevo en un tren shiquetito lleno de gente (aunque no tanto, ahora se podia respirar) y por fin llego a casa.

No me pregunten cómo son los asientos del Metro o cómo es el vagón por dentro porque no los he visto, sólo he podido ver mucha gente de pie apretada entre sí. Pero ya volveré a montarme, que a mí me va a venir de lujo esto del Metro.

¡Sevilla tiene Metro! ¡Toda una aventura, hoygan! ;)

17 Comments

  1. ja ja eso te pasa por ir el primer día… pero bueno me he divertido con la descripción, eso que salimos ganando

    yo me acerqué con mis niñas a la parada de República Argentina, sólo para echar un vistazo, y lo único que ví fue mucha gente haciendo cola en las máquinas expendedoras de tickets, habrá que valorar el servicio de nuevo cuando pase la fiebre de la novedad

  2. Qué descojone con lo del matrimonio. Si tenía que haberlo dejado en la estación, hombre XD

  3. xD xD xD y al final ¿de cuantos “saltos” te compraste la tarjeta? y a todo esto ¿a quién se le ha ocurrido lo de “los saltos”? cuando en el resto del mundo se habla de “zonas” :|

  4. Quater, genial como siempre tu descripción de la aventura.

    Si es q te metes en cada fregao… :ct:

    P.D.¿Sabes algo de tu copa o del alioli? xD

  5. Por cierto, el marido ha estado corto de reflejos:

    Primero se mete uno y si la parienta no cabe y se queda en la estación uno pone cara de pena con la puerta cerrada hasta q se haya ido el metro y la parienta no te vea… :ct:

  6. Veamos hoy, que ya no es gratis.

    Yo fui uno de los que se montaron en las pruebas, y los asientos ya los conocerás; son iguales que los del tranvía.

  7. Algo así pasó en Guadalajara, Jalisco, México, hace cosa de un mes.

    http://delacachimba.blogspot.com/2009/03/brt-en-guadalajara.html

    Todos de paseo, y los que van a trabajar, que se jodan.

    Saludos

  8. Qué era gratis!!!!????? PERO POR QUE NO HAS AVISADO ANTES!? Yo soy de Cadiz… pero coño, es que era gratis!

    Spain is diferent! Ole!

  9. Mañana voy a sevilla asi q estrenare el metro tambien, me apuesto lo q sea a q me pierdo seguro.

  10. jjajjajaja que buenas risas me he echado!!!

  11. Si es que no es que sean pequeños, es que se llama metro. Lo que hay que hacer es empezar a construir hectómetros, cóñoya.
    Y lo del tiempo relativo, lo vi en el metro de Barcelona (uno que es mu viajao) y es igual que cuando copias un archivo grande de una carpeta a otra del ordenador, el tiempo que te dice es un calculo relativo.

  12. Eres un valiente, meterte en el metro el primer día y siendo gratis !!!! Lo de “saltos” es en andaluz, aquí lo llamamos “zonas”. Ya vereis los jubiletas cómo se lo van a pasar, como les cuesta tres euros al mes el pase, todo el día metro pa arriba metro pa abajo.
    xD :)

  13. hola, que describes muy bien lo que pasa todos los dias en la ciudad de mexico, y aqui no esta gratis.
    el metro tiene de todo, sauna, masajes gratis, deporte extremo, aromaterapia, a veces funca de dormitorio y comedor

  14. Joder Quater… despues de esto me has hecho valorar muchisimo el metro de Barcelona xDDDD y lo de los “saltos” no es tanto lio joé, (aunque aqui se le dicen zonas) tu vas a un lao y puedes comprar las “zonas” (o saltos) que te pertenecen o no, lo unico que si te pillan que has entrado en una parada y te bajas en una que son de mas zonas de lo que has comprado te cae multa, por cierto, cuanto cuesta un viaje en el metro de Sevilla??? En cataluña vale 1,30 el viaje individual, pero viendo que tenemos los precios mas altos de España y los mismos sueldos… ya nada me sorprende xD.

  15. Me has confirmado lo que me parecía desde fuera, que los vagones son mucho más pequeños que el de los otros metros del mundo.

  16. Un poco angosto, el metro de Sevilla. ¿¿No son los tranvías del “MetroCentro” los que ahora han metido bajo tierra diciendo que es un metro??
    Y bueno, lo de los tiempos de espera, ya se irá calibrando. Ahora en la línea 1 del metro de BCN han puesto un nuevo sistema de seguridad, y por ahora lo mejor es fiarse de un reloj de sol jaja

    Saludotes.

Comments are closed.

© 2016 El Pito Doble

Theme by Anders NorenUp ↑