The twits are alive… with the sound of music

Blogger julie andrews

La entrevista de Quatermain a Enrique Dans en el marco del EBE 07, y cuya segunda parte podeis ver en eblogtv, ha tenido consecuencias imprevistas. La Blogger Desconocida se ha puesto en contacto conmigo, esta vez sin subterfugios, sin pretender enterrar sus pensamientos en el spam, con una nueva y conmovedora carta. Su naturaleza tímida le impide salir del todo a la luz y exponerse a los brillantes focos de la blogosfera, pero los lectores habituales del Pito Doble percibireis en seguida el profundo cambio de actitud de nuestra amiga, por lo que auguro que esta emocionante historia tendrá un final feliz para todos los implicados, excepto, tal vez, para La Chica de la Tele.

Sin más preámbulos os dejo con el testimonio de la Blogger Desconocida.

Estimado amigo Dorian Gray,

He leido con interés los artículos que sobre el EBE 2007 han escrito la gente del Pito Doble y otros blogs amigos como el de Pulgoso. Es bonito observar como, en este mundo tan falto de ideales y sobrado de vileza, algunas personas todavía son capaces de aparcar las diferencias raciales y juntarse en plena armonía para combatir el medio ambiente. Yo también estuve allí, y aunque comparto en su totalidad el compromiso ético de los valientes jóvenes congregados ante el Hotel Barceló (incluso me acerqué en bicicleta para no provocar al efecto invernadero), he de confesar que mis motivaciones eran, al menos superficialmente, más mundanas.

El único objeto de mi visita era conocer a Enrique, galán de la blogosfera, caballero de la Web 2.0 con su flamante y fiel Blackberry en ristre. Después de tantos meses en el que el único alimento a mi pasión consistía en leer devotamente tus entradas en Twitter y en el blog, mi pecho palpitaba rabiosamente exigiendo más. Sé que prometí enterrar esta locura en el directorio más escondido del servidor más alejado de mi mente, formatear mis sentimientos y actualizar mi corazón, pero Enrique es un virus persistente y yo soy como Windows, completamente vulnerable a sus encantos.

Por eso, al saber que Enrique visitaba Sevilla, no pude por más tiempo reprimir lo que intentaba salir desesperadamente. Monté en mi bici sin sillín y corrí rauda a su encuentro.

Toda la emoción que se transpiraba en el EBE entre aquellos jóvenes reunidos por tan noble causa no llega ni a una micróscopica fracción de lo que yo sentí cuando por fin, después de tan larga espera, te tuve cerca. Minutos antes ciertas dudas aún revoloteaban sobre mi humilde cerebro, ¿y si todo fuera un capricho pasajero, un espejismo digital que tu labia seductora haya amplificado hasta hacerme incapaz de distinguir el verdadero amor? En el momento en que por fin mis ojos se posaron en tí todo eso desapareció. Allí estabas, mucho más alto y más gallardo de lo que en mis más alocados sueños había imaginado. Por supuesto no me acerqué a saludarte como hacían muchos aduladores mediocres, sabandijas que esperan recoger las migajas de tu talento con la vana esperanza de triunfar en blogs que a lo sumo leerán sus amigos. Yo simplemente te admiré, a lo lejos, mientras ordenabas tus papeles en el atril, y después desaparecí.

Había satisfecho mi deseo esa vez pero por supuesto no iba a permitir que alguien de tu categoría y clase ocupara ni siquiera el tiempo de mandar un twit en atender una vulgar blogger. Tan enorme y profundo era el respeto que sentía. Sin embargo, mi corazón dio un vuelco de 360º cuando vi la entrevista que ese locutor de tercera te hizo y pude comprobar, ante mis atónitos ojos, que tú también sufrías. El velo que ennegrecía mi mente se cayó: había sido todo este tiempo una fatua engreida. Tú, gurú entre los gurús, eras ante todo una persona, como yo, sensible al amor, tocada por un sentimiento tan grande que no cabría en un diskete, y yo había estado intentando todo este tiempo mutilar tan noble pasión.

Nunca mais. Desde ahora y por siempre seré tuya. Lo cantaré a los cuatro vientos, desde las colinas mi corazón se llena de música, una música que lleva sonando miles de años y que ahora proclamo desde mi nueva dirección de twitter (buscad a ladesconocida). ?nete a mí Enrique y la blogosfera no tendrá gigas suficientes para almacenar nuestros mensajes de amor.

Siempre tuya…

7 Comments

  1. Bravísimo. (h5) que potito es el amor (l)

  2. No tengo nada que hacer, con declaraciones de amor como esta no puedo competir… (li)

  3. Ole, ole y ole. Dos lagrimones como puños han recorrido mi cara hasta acabar sobre la mesa. Aún siento como un escalofrío recorre mi columna. (f)
    Voy al váter, ahora vengo.

  4. Dios mio… y yo que estaba a punto de salir corriendo hacia Sevilla, llevado por las alas del Pegaso del amor… ahora lloro desconsolado. Lo he visto en su Twitter:
    http://twitter.com/ladesconocida/statuses/15972361

    ¡Mi admiradora es persona de sexualidad confusa!! Nuestro amor es imposible, mi mentalidad clásica de hombre de derechas de toda la vida nunca podría resistir un golpe así!!! Snif, snif…
    :cry:

  5. ooohhh!! parece que tu desodorante AXE le ha espantado… XD

  6. que confusión más tonta Antonio, es que la Desconocida me había hackeado el Twitter, me consta que es una chica de bien de derechas de toda la vida… me dicen los que la conocen que ha pasado toda la noche en Santa Justa esperándote desconsolada

Comments are closed.

© 2016 El Pito Doble

Theme by Anders NorenUp ↑