Los huevos fritos

Un buen día, un hombre, en plan amable, buen rollo, le está friendo unos huevos para el almuerzo a su mujer.

De pronto, la mujer entra en la cocina y a grito pelao le dice:

“¡Cuidado… CUIDADOOOOOOO! ¡¡NO ME LO PUEDO CREER!! ¡Pon un poco más de aceite! ¡POR DIOS!.

Estás cocinando demasiados al mismo tiempo. ¡DEMASIADOS! Dales la vuelta… Dales la vuelta ¡AHORA!

Necesitamos más aceite. ¡POR DIOS! ¿D?NDE vamos a conseguir MÁS ACEITE?

mujerGritando

Se van a PEGAR ¡Cuidado…CUIDADO! ¡Te he dicho que CUIDADOOOOOOO!

¿¿¿Pero qué haces??? ¡¡¡Que se rompeeeen!! ¡¡Pero mira la yema!!

¡¡¡¡¡¡¡¡DIOS MÍOOO!!!!!! ¡NUNCA me haces caso cuando cocinas! Nunca.

¡CUIDADO! Que saltan, ¿es que no lo ves? ¡¡¡¡ Se está manchando toda la cocina!!

PERO BAJA EL FUEGO y dales la vuelta ¡POR DIOS! ¡TRATA DE DARLES LA VUELTA! ¿Estás LOCOOOO? ¡Usa la CABEZA!

¿HAS ECHADO SAL??? ?chales sal. Sabes que sieeeeeeempre te olvidas de la sal.

La sal. La sal. USA LA SAL POR DIOS ¡¡¡LA SAAAAAAAAAAAAAAAAAL!!!

El marido la mira con asombro:

Pero ¿se puede saber qué coño te pasa? ¿Crees que no sé freír un puto par de huevos?

La mujer responde tan tranquila:

PARA QUE TE ENTERES DE LO QUE ES CONDUCIR CONTIGO, ¡GILIPOLLAS!

5 Comments

  1. Madre mía, menudo estres!! Pobre mujer… (y hombre)

  2. ¡Pues el hombre respondió muy tranquilo, así que de pobre nada!:p

  3. ;) esta bien lo mas largo lo tienen de lo mas largo lo dejan

  4. me encanto… me rey un monotn por esa estupidess xD

Comments are closed.

© 2016 El Pito Doble

Theme by Anders NorenUp ↑