La viejita y los cacahuetes

bus-driver.jpg

En un autobús repleto de viejos y viejitas, en una gira especial a Lourdes para gente de tercera edad, una viejita le toca el hombro al chofer y le brinda un buen puñado de cacahuetes sin cáscara.

El chofer sorprendido le da las gracias y se los come con agrado.

Cinco minutos después, la abuelita repite, el chofer vuelve a agradecerle el gesto y se come sus cacahuetes.

Cinco minutos mas tarde, viene el otro puñado.

Al cabo de unos diez puñados, el chofer ya no puede y le pregunta:

– Dígame abuelita, es muy gentil de su parte atiborrarme de cacahuetes , pero usted no cree que, a lo mejor sus cuarenta amigos y amigas querrían también un poco?

– ¡¡¡¡ No joven, no tenemos dientes para masticarlos y solo chupamos el chocolate que los recubre!!!!.

Vía e-mail

3 Comments

  1. ARRRRRGGHH! Está claro que la mayoría de las veces es mejor no preguntar!!!

  2. Agggghhhhh!!! Dios! Qué asco! Me acaban de revolver el estómago, y eso que aun no he desayunado! :S

Comments are closed.

© 2016 El Pito Doble

Theme by Anders NorenUp ↑