Una de las más importantes claves del éxito de IKEA ha sido la rebaja de los precios de los destornilladores eléctricos.

Mañana os cuento lo de Zara