El decantador

Decantador y copas
Llevo relativamente pocos tiempo bebiendo vino, hace unos años mi cuñado insistió en que probara una sorbito de Rioja con un cachito de queso curado, ¡qué cosa más deliciosa! Desde entonces en casa no falta una botellita ;)

Tengo que reconocer que no entiendo nada de vinos, a lo único que llego es a decir si me ha parecido bueno o malo, pero de ahí, que no me saquen :(. Estoy segura que Mike Chapel, sabe mucho más del tema ;). Es más para hacer este post he estado leyendo en Internet en páginas de gente entendida.

En una ocasión un compañero me habló de los decantadores y de cómo mejoraba el vino. Hace unas semanas me regalaron uno y me quedé bastante sorprendida con el resultado, el mismo vino que suelo tomar normalmente mejoró un montón, vamos que parecía otro. Todo un descubrimiento :).

Hoy en día muchos de los vinos que compramos están recién salidos de la barrica, y el decantador es un recipiente que permite oxigenar el vino, provocando así un envejecimiento rápido del vino y mejorando así su disfrute. Al airear el vino se suaviza discretamente su aspereza y esto hace que se desplieguen sus aromas ocultos.

Su tamaño es importante, siempre de litro y medio o más, que tenga un cuello alto, para que al caer el vino se “rompa” en su caída, y cree algo de espuma.

Cuando el vino está metido en la botella ocurren una serie de fenómenos que hacen que cuando abrimos una botella esta desprenda aromas poco elegantes: notas animales, de cuero o establo; aromas a quemado o notablemente vegetales, huevo podrido y sensaciones como de caucho, plástico o goma de borrar, a las que los catadores denominan en ocasiones como “aroma de frenazo”, y el decantador contribuye a que desaparezcan. Según dicen esto es algo exclusivo de los tintos, pero también aparece en blancos con cierto tiempo en botella.

Cuanto más se acuse un aroma defectuoso, más agradecerá el vino cierta antelación en su jarreado. Según dicen también hay que tener en cuenta la estructura de los vinos que ponemos en contacto con el aire, a unos les basta unos minutos y para otros es necesario una o dos horas.

En cuanto al precio pues varía bastante, mi hermano compró uno en el Ikea que le costó aproximadamente 15 euros, y el mío es del Corte Inglés y cuesta algo más, pero vamos supongo que los habrá de todos los precios. Si os gusta el vino y no tenéis uno os lo recomiendo, también puede ser un buen regalo.

Más información en:

El mundo del vino

8 Comments

  1. Yo quiero uno comprame uno igual que el de tu hermano :) nena esta genial el invento, que bueno estaba el vino. Todavia nos estamos riendo, como es posible que te quedaras dormida en la silla con una sola copa? P dice que te oyo roncar :)

  2. Mina

    yo no he probado lo del decantador aún, me parecía como muy “pedante”, pero viendo lo que has escrito y ampliando la información, veo que no es ninguna tontería, y que lo probaré.

    De momento te recomiendo que pruebes los vinos de la Tierra de Córdoba. Los puedes encontrar posiblemente en el Corte Inglés, Hipercor, etc.

    Tengo pendiente varios artículos dedicado a la boega San Acacio de Montemayor (han sacado un viino dulce TINTO que está pá morirse de rico).

    Muchas gracias por tu entrada y por citarme. A ver si hacemos lo del Blog&Perol.

  3. Un porrón o una bota, hombre, que os estáis aburguesando.

  4. Esta entrada viene a cuento por la entrada del botellón virtual, ¿no?

  5. Quisiera compartir una cosa curiosa acerca del vino y el queso, a raíz de este párrafo:
    “Llevo relativamente pocos tiempo bebiendo vino, hace unos años mi cuñado insistió en que probara una sorbito de Rioja con un cachito de queso curado, ¡qué cosa más deliciosa! Desde entonces en casa no falta una botellita.”
    Realmente , con queso, te está bueno cualquier vino. No gastes un Reserva para eso y “resérvalo” para un buen jamón.Antaño, los bodegueros -minoristas-, enviaban a los aprendices acomprar el vino en la bodega -mayorista-. Generalmente se probaba el producto antes de comprar. Los mayoristas ofrecen degustaciones de su producto. Todavía hoy es así. La degustación se acompaña de una pequeña tapa, por no emborrachar a nadie.
    Si el vino, al final, no resultaba bueno para el paladar del bodeguero era, normalmente, por que al incauto chaval se lo habían dado a probar con queso, cuyo contenido graso mimetiza los sabores en la lengua y el paladar. Pues bien, éste parece ser el origen de la popular frase: TE LO HAN DADO CON QUESO.

    ;)

  6. ¡Muchas gracias Onasis! Me ha encantado saber el origen de la expresión “te lo han dado con queso” origen que no conocía.

    Y lo de que el sabor del queso eclipsa el del vino es cierto, lo escuché el otro día en la radio y que por tanto no es recomendable tomar un buen vino con queso si quieres captar todo su sabor.

  7. De nada, monstruo. Yo todos los días aprendo una cosa más en este blog.
    Enhorabuena.

  8. Ana te has ganado un tirón de orejas :$ , si no fuerais tan aburridos :p

    Mike no podía hablar de esta botellita y no acordarme de tí ;).
    Yo también era una incrédula en cuanto a los resultado, pero tras probarlo me he convencido de que me equivocaba. En cuanto pueda compraré unas botellitas de los vinos de la Tierra de Córdoba, vivo casi al lado del Corte Inglés :). Y si, haber si hacemos lo del Blog&Perol, yo encantada :)

    Trovador ha sido casualidad, este post lo tenía pendiente desde hace un tiempo :)

    Onasis, yo tampoco sabía lo del eclipse del sabor, lo que si se, es que yo me quedo eclipsada cuando me tomo una copita y un trocito de queso ;), vamos que me la dan con queso. Gracias por tu aclaración :)

Comments are closed.

© 2016 El Pito Doble

Theme by Anders NorenUp ↑