Leo en ¡Vaya Tele! que el programa Saber y Ganar está de aniversario pues cumple la friolera de 10 años en antena y eso me ha hecho recordar un inquietante post que leí hace un tiempo en No me acuerdo:

jordi.jpg

Nomeacuerdo investiga. Tras meses y meses de trabajo silencioso, de análisis riguroso, de rastrear el espectro televisivo con aparatos del más alto nivel, me complace presentar los resultados del EIN (Equipo Investigador Nomeacuerdo): Jordi Hurtado está muerto.

Este señor, que cinco días a la semana, desde hace diez años, presenta un espacio televisivo denominado Saber y Ganar, está muerto. Y quizás él no lo sabe todavía, pero a mí no me cabe ninguna duda. Las evidencias son muchas, y están, todos los días, a la vista de cualquiera, pero ha sido necesario esperar a la creación del EIN para desvelar el gran complot de la España contemporánea. Evidencias:

  1. Desde hace diez años, este señor no ha cambiado NADA. Sigue igual que el primer día, no ha perdido ni un pelo, no ha ganado arrugas, no ha cambiado de gafas.
  2. Nadie en su sano juicio presenta un programa así durante diez años seguidos. Si estuviese vivo, como pretenden los judeo-masones contemporáneos, habría cambiado de programa, aunque sólo fuese por variar, y por dar la sensación de que el país avanza.
  3. Y esta es la más importante: nunca comparte plano con nadie. Repito: nunca comparte plano con nadie. Una observación rutinaria del programa provoca altas sospechas de que ese señor es un robot, o está muerto, pero un análisis detallado desvela que Jordi Hurtado jamás sale en el mismo plano con los concursantes, o con el señor que lee las preguntas en O.S. A esta evidencia se le puede poner una pequeña pega: al final de programa, alguien que parece ser Jordi Hurtado, que sale del sitio donde presenta Jordi Hurtado, y que se mueve como Jordi Hurtado, comparte plano con los concursantes. Cierto. ¿Cuál es el problema? Que en ese plano, suficientemente lejano, e iluminado en un evidente contraluz, al señor que hace de Jordi Hurtado no se le ve la cara. ¿Por qué? Porque es otro.

    La teoría: ya la he repetido, pero la desarrollo: Jordi Hurtado está muerto. Y nadie, excepto los miembros de TVE, el equipo del programa, y ahora nosotros, lo sabe. Es evidente que a este señor, a sabiendas de que iba a desaparecer del mapa, le hicieron grabar TODAS las respuestas y preguntas posibles, con todos los trajes y corbatas posibles, sobre un fondo neutro, y que llevan años cortando y pegando sus intervenciones con las de los concursantes.

    Hasta aquí la primera entrega del EIN. De nada.

¿Ocurrirá algo parecido con Ramón García y sus campanadas de Año Nuevo? 8-)