Yo soy Dorian Gray

El Retrato de Dorian Gray

Esta entrada se la debía a Quatermain desde hace tiempo. Como en todo grupo superheroico (y los miembros originales del Pito Doble somos el más antiguo de todos, no como esos advenedizos, exhibicionistas en mallas de la Liga de la Justicia o los Cuatro Fantásticos), de vez en cuando hay que dedicar un episodio a glosar los orígenes de alguno de los miembros. Si al marica de Lobezno con este tema le han sacado jugo en infinidad de comics, qué menos que un humilde post para el más bello especimen que una hembra humana haya engendrado, un servidor.

De mi infancia y primera adolescencia, como la de Jesucristo, poco hay de reseñable. Mi faz ya deslumbraba pero no es hasta la llegada de la edad adulta cuando alcanzo la plenitud de mis poderes. Sí, igualito que los X-Men. ?stos atributos se pueden resumir en: mirada penetrante, un rostro imposiblemente bello y un cuerpo que se diría esculpido por Fidias. Todo ello, unido a mis maneras de elegante hombre de mundo, producen un cóctel explosivo altamente irresistible para aquellos hombres y mujeres con tendencia a dejarse sojuzgar por las apariencias. Más o menos el 99% de las personas que conozco.

Sí, yo era (soy) perfecto. No obstante, algo me inquietaba profundamente en estos primeros años de madurez, a finales del S. XIX. La belleza no dura eternamente, el cuerpo se corrompe, las arrugas te consumen y cuando te quieres dar cuenta no eres más que una momia ajada. ¿No es un cruel destino que yo, el más bello entre los hombres, deba sufrir las consecuencias del envejecimiento como si fuera un mortal más? La respuesta a mis plegarias vino de la mano del pintor Basil Hallward. Desde que posé para aquel retrato la naturaleza y yo hemos caminado por senderos diferentes. Los signos de envejecimiento físico, así como los actos de degradación moral, se han ido reflejando en el rostro del cuadro, mientras mi fisonomía ha permanecido inalterada a lo largo de los siglos.

Oscar Wilde

El tío Oscar me dio la fama

El escritor Oscar Wilde, al que confié esta parte de mi historia, escribió El Retrato de Dorian Gray en 1890. Debo decir que algunas cosas no me gustaron demasiado. En el fondo un moralista, no podía soportar que alguien que había cometido graves actos de corrupción, incluido el asesinato, subsistiera al final de la novela, así que me buscó un final trágico que no desvelaré. Además, al igual que Haddock en el Pito Doble, proyectó su condición sexual en la obra, dejando entrever cierta homosexualidad latente entre Lord Henry y mi persona. Eso sí, por lo menos Wilde no escondía su pluma en el armario mientras arroja almohadones llenos de ellas a sus compañeros del blog. ?l siempre fue más abierto sobre este tema, lo cual es de agradecer.

Después pasé unos cuantos años sin rumbo fijo, sin asumir del todo mi nuevo superpoder, la inmortalidad, hasta que me junté con la Liga de los Caballeros Extraordinarios, cuyas aventuras glosaría años más tarde Alan Moore. El séptimo arte trajo dos interpretaciones de mis andanzas. En 1945 Albert Levin dirigió una adaptación de la obra de Oscar Wilde que debo confesar no he visto pues en su momento no podía soportar que un secundón como Hurd Hatfield interpretara a un Dios entre los hombres. Si por lo menos hubieran contratado a Charlton Heston.

En 2003 Stephen Norrington dirige la adaptación del comic de Alan Moore, y poco más puedo decir de lo que ya se comentaba aquí. La película es tan mala que duele y el actor Stuart Townsend un sosainas. En realidad en todos estos años sólo he encontrado una persona que sería digna de interpretarme, David Hasselhoff, otro ser tocado por una infinita belleza. Lástima que su rostro esté empezando a acusar el duro cincel del tiempo, a falta de un talento como Basil Hallward que pinte su retrato.

4 Comments

  1. Espectacular! Por fín conocemos tu alter ego como se merece…

  2. Dorian creo que tu ego te ha desbordado, no soy yo quien comenzo sacando al Hassellhof en los post o no recuerdas, tu eres el qe ha creado tu propia leyenda de homosexualidad, no como a otros autores de este blog a los cuales estais empañando su imagen.

    Esto es un prueba de lo que digo.
    primero

    O sino que es lo que queria con este comentario
    segundo

  3. (h5)(h5)(h5)(h5) Estupendo post. Me ha encantado.

    Ya solo falta que Jekyll, Mina y Lara glosen sus personajes para tener el pleno

    (En el caso de Garrafa no hay más que pulsar en el “botón del pánico”) :p

Comments are closed.

© 2016 El Pito Doble

Theme by Anders NorenUp ↑