El escondite

Me he reido un montón con este chiste ¡es buenísimo!

Una señora regresaba a Caracas en avión después de unas vacaciones y, en el asiento de al lado, viajaba un cura.

Antes del aterrizaje, ella le dice:

– Padre, ¿Puedo pedirle un favor?

– Sí, hija mía, ¿Qué quieres?

– Mire, Padre, compré en Miami un depilador eléctrico súper sofisticado, muy caro y tengo miedo de que supere mi límite en la Aduana. ¿Podría usted esconderlo debajo de su sotana?

depilador

Al llegar al destino, en el aeropuerto, el Inspector de Aduana le pregunta al sacerdote:

– ¿Algo que declarar, Padre?
A lo que el cura responde:
– De la cabeza a la cintura, nada que declarar, hijo mío.

Medio extrañado, el inspector le pregunta:
– ¿Y de la cintura para abajo, qué tiene?

Allí abajo tengo un instrumento para mujeres que nunca he usado.

El inspector muerto de la risa, le dice:
– Adelante, ¡el próximo de la fila!

vía e-mail

3 Comments

  1. Yo también lo hubiera dejado pasar al cura :)

  2. PUES YO NO LO DEJABA PASAR SIN CHECKEAR ESE MISTERIOSO INSTRUMENTO….:p*-)

Comments are closed.

© 2016 El Pito Doble

Theme by Anders NorenUp ↑