Más razón que un santo

[…] De todas formas, en eso del disparate mis ídolos son los asesores lingüísticos de la Junta de Andalucía; sin duda la comunidad autónoma que con más entusiasmo practica la farfolla parlanchina. Cualquier lectura de su boletín oficial depara momentos hilarantes, e incluso laxantes. Muy recomendable, si a uno le gusta pasar buenos ratos echando pan a los patos. La última perla corresponde al flamante Estatuto andaluz.

Después de consultar con la RAE la oportunidad de utilizar lo de «diputados y diputadas, senadores y senadoras, presidente y presidenta, aceituneros y aceituneras altivos y altivas» y todo eso, y recibir un detallado informe de por qué, además de una imbecilidad, es incorrecto e innecesario ??el uso del masculino genérico no responde a discriminación ninguna, sino a la ley lingüística de la economía expresiva??, la comisión constitucional del Congreso de los Diputados y la delegación de parlamentarios andaluces han decidido, naturalmente, prescindir del dictamen académico, por no ajustarse éste al tonillo demagógico que le buscan a la cosa.

Y ahí tienen a la Junta de Andalucía, impasible el ademán, dispuesta a cambiar una vez más, por su cuenta y por la cara, la lengua común que veinte siglos de cultura e historia han dado a quinientos millones de personas. Ele. Por la gloria de su madre. Y de su padre.

Arturo Pérez Reverte

El artículo completo aquí.

Y más del estilo en otro artículo anterior del pito doble.

1 Comment

  1. Bueno,… eso de que la utilización del masculino en plural “no responde a discriminación alfuna” es dicutible. Sí, es la “ley” lingüística, pero esas leyes se hicieron hace muchos siglos, cuando la mujer no era considerada más que un trapo. ¿Por qué habría que seguir con leyes decimonónicas? Hay que adaptarse a la evolución de la sociedad, le guste o no al señor Perez-Reverte. Como él no es mujer, lógicamente no puede entender ciertas cosas, y aunque ésta de la pluralización del masculino no sea de las que más molesta a las mujeres, ni mucho menos, sí es cierto que es una muestra más del machismo heredado de otras épocas. Además, incurre en un error y es que la Academia establece que se utilizará el masculino o el femenino según sea mayoría en un grupo. Esto es, si hay mayoría de hombre, se pluraliza en masculino, y si son mujeres, debería (aunque no se hace) pluralizar en femenino, según una regla que aparentemente existe sobre las mayorías…:p

Comments are closed.

© 2016 El Pito Doble

Theme by Anders NorenUp ↑