Ninguna de mis aventuras en África puede compararse a la de pagar cada mes la hipoteca. Eso sí que es una hazaña

Quatermain